Blog de terapia sexual
Diferentes experiencias con implantes

Fecha

Una historia real respecto a los implantes , no nos sucede a todas , pero a muchas si y lave la pena echar un vistazo , antes de tomar la decisión de ponerte implantes , ya que todos los cuerpos no son iguales …

Una seguidora compartió su experiencia con los implantes y decidió retirarlos ,explicó la razón por qué se quitó los implantes mamarios.  No es frecuente que las mujeres muestren este tipo de honestidad con respecto a sus cuerpos y a la cirugía plástica fallida.

Ella confirmó lo que siempre pensé sobre los implantes: no son para siempre.  Hay que reemplazarlos cada 7-10 años, incluso si no hay complicaciones.  Incluso los implantes de solución salina están recubiertos de silicona y los nuevos implantes de silicona cohesiva PUEDEN tener fugas.  Y lo que es más importante, puedes desarrollar una serie de problemas médicos que no están cubiertos por tu seguro, como le ocurrió a Sara:

«Casi inmediatamente después del implante, empecé a sentirme mal. Al tercer mes, había desarrollado ansiedad y problemas digestivos, luego dolor en las articulaciones, luego infecciones crónicas de los senos nasales tan graves que tuve que operarme, luego desequilibrios hormonales locos y quistes en los ovarios, luego hipotiroidismo, luego alergias alimentarias aleatorias, luego mis glándulas suprarrenales se volvieron locas. Tengo el virus de Epstein-Barr recurrente que nunca tuve antes de los implantes. Tenía problemas de concentración, niebla cerebral, fatiga. Tenía un dolor casi constante en el pecho, especialmente en el lado izquierdo. Llegó un momento en el que sentía  palpitaciones y dificultad  para respirar  sentí que no recibía suficiente oxígeno cuando hacía ejercicio, incluso haciendo cosas sencillas. Mi pezón izquierdo dejó de funcionar y toda mi mama izquierda estaba adormecida al cabo de un par de meses del implante. No me di cuenta de que me cortarían los músculos pectorales del esternón para colocar los implantes (por eso parecían tan naturales), así que perdí casi toda la fuerza de la parte superior del cuerpo casi inmediatamente. Tuve que abandonar el baile en barra y cualquier ejercicio extremo.

A principios de 2016 decidí que no quería sentirme tan mal todo el tiempo y seguramente no quería tener que tomar pastillas para la tiroides todos los malditos días por el resto de mi vida, así que empecé a buscar formas de curar la tiroides de forma natural, cómo superar los trastornos autoinmunes, si era posible curarse de la enfermedad celíaca… y terminé tropezando con un montón de mujeres con implantes mamarios que tenían LOS MISMOS PROBLEMAS EXACTOS QUE YO.

Visita http://healingbreastimplantillness.com/breast-implant-symptoms/ para más información».

En total, sus implantes y los gastos médicos asociados le costaron decenas de miles de dólares y acabó teniendo mastoplejía. Su historia es bastante convincente: una lectura obligada para cualquiera que esté pensando en pasar por el quirófano.

Más
Historias