Blog de terapia sexual
Penetración en la vagina por primera vez

Fecha

Necesitarás algunos elementos básicos. Si es posible aparta al menos una hora en una habitación cálida y completamente privada. Apague el teléfono y ponga su teléfono celular en otra habitación. Lávate las manos y asegúrate de tener las uñas limpias y lisas.

  1. Para su examen genital querrá un espejo de maquillaje que se sostenga solo con una superficie de espejo de al menos ocho pulgadas. Improvisa: Un espejo en la puerta de un armario.
  2. Lo mejor es una lámpara de escritorio de cuello de cisne o alguna fuente de luz que pueda apuntarse entre las piernas. Improvisa: La luz que entra por una ventana.
  3. Una botella de aceite de masaje como el de almendras, coco, albaricoque o aguacate.
  4. Una toalla para sentarse.

EXAMEN GENITAL: Para conocer la forma y la función de tu vulva, es esencial empezar con un examen genital. Consigue una toalla suave y ponla en el suelo o en una cama con algún tipo de soporte para la espalda. Coloca el espejo de forma que tengas una visión de toda tu zona genital. Apunta una luz brillante entre tus piernas. Engrasa tus manos. Ahora dedica unos minutos a realizar un masaje genital mientras observas tu vulva en el espejo. Disfrute de las sensaciones placenteras mientras presiona, amasa y mueve las manos por toda la zona.

  1. Separa los labios exteriores para explorar el intrincado diseño interno de tu vulva con sus delicados pliegues.
  2. Localiza tu clítoris en la parte superior de la vulva, justo debajo de donde empieza el vello púbico.
  3. Identifique el eje y el capuchón del clítoris. Tire del capuchón hacia atrás para poder ver el glande del clítoris.
  4. Con un dedo bien engrasado, toca la punta del glande del clítoris.
  5. A continuación, ejerza diferentes tipos de presión, de ligera a firme, por encima o a ambos lados del clítoris.
  6. Separa los labios interiores con ambas manos. Comprueba si puedes localizar tu uretra, una pequeña abertura situada en algún lugar por debajo del clítoris y por encima del orificio vaginal.
  7. Localiza el orificio vaginal. Aparecerá como unos pequeños pliegues que se separarán cuando entres con el dedo.
  8. El himen es una membrana que cubre parcialmente el orificio vaginal. Cuando llegamos a la pubertad, la mayoría de los himen se abren y se separan de forma natural para que tu vagina pueda ser penetrada. Si esta membrana es inusualmente dura puede ser necesario abrirla quirúrgicamente, pero esto es muy raro. Muchas mujeres, como Carlin y yo, nunca vimos nuestros himen.

AUTO PENETRACIÓN VAGINAL: Asegúrate de haber cubierto la zona con abundante aceite. Después de pasar varios minutos haciendo la estimulación del clítoris, respira profundamente y al exhalar, presiona en tu abertura vaginal lentamente usando la almohadilla de tu dedo, no la punta. Detente si sientes alguna molestia. Vuelve a respirar y repite la operación. Vuelve a la estimulación del clítoris y concéntrate en liberar los músculos vaginales y anales.

EL MÚSCULO DEL PISO PÉLVICO (o músculo PC): Habrás oído hablar de las mujeres que practican los ejercicios de Kegel. Se refieren al músculo PC, que es como un cabestrillo que atraviesa el suelo de la pelvis. Se conecta por delante con el hueso púbico y rodea el ano. Cuando una mujer aprieta este músculo, puede sentirlo en el clítoris, la vagina y el ano. Para localizar este músculo basta con detener el flujo de orina varias veces y lo sentirás.

Una vez que te sientas cómoda con el dedo dentro de la vagina, también sentirás el músculo cuando lo aprietes. Cuando digo apretar, me refiero a levantar el músculo hacia arriba en lugar de cargarlo hacia abajo como en el esfuerzo durante la evacuación intestinal (que tampoco es una buena idea). Entrar en contacto con este músculo te ayudará a relajar la abertura vaginal. Repitiendo repeticiones de compresión/liberación durante diez cuentas hasta cincuenta y luego descansando, puedes fortalecer el músculo si es débil. Si está crónicamente tenso, basta con ponerse en cuclillas como las mujeres que lavan la ropa en la orilla de un río. Repite mientras practicas la penetración con los dedos.

USAR UN DILDO: Una vez que la penetración con los dedos se sienta cómoda, prueba a usar dos dedos. Los profesionales médicos utilizan dilatadores. Sin embargo, los dilatadores o un buen consolador de silicona pueden ser costosos y se pueden sustituir fácilmente por un vegetal orgánico como un calabacín o una zanahoria. Con un pelador de verduras, simplemente pela la capa exterior y deja un poco de piel en la parte inferior para que sirva de asa. Puedes ajustar el tamaño a medida que vayas avanzando.

Siempre recomiendo la estimulación del clítoris para crear interés sexual antes de que se produzca cualquier penetración vaginal si quieres que la penetración se sienta bien. Además de prestar atención a lo que sientes, concentra tu mente en alguna imagen o idea erótica para ayudar al proceso.

¡Feliz Penetración!

Más
Historias